CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

martes, marzo 17, 2009

LA MESTIZACION DEL CABALLO CRIOLLO

U
na equivocación que pagaríamos caro


José Luis Canelón Pérez

Catedra Libre Caballo Criollo Venezolano UCLA. IUTEP. UNELLEZ.URG.

La tendencia en el país. Hace unos meses conversando con un alto gerente de una compañía agropecuaria con hatos en el estado Apure y dedicado a la cría de caballos criollos en uno de ellos por muchos años, me contaba que había comprado un lote de yeguas y algunos sementales criollos en el Capanaparo con el fin de refrescar la sangre de sus hatajos. Me decía haberse sorprendido pues el vendedor de estos ejemplares, propietario a su vez de gran cantidad de caballos criollos, le había pedido a cambio que le enviará sementales Cuarto de Milla para mestizar sus yeguas criollas, cuando el no cambiaría por nada sus criollos para trabajo.
Recientemente en las XVI Jornadas Técnicas de Ganadería, realizadas en San Cristóbal, Estado Táchira, se me acercó un ganadero que desea recuperar su cría de caballos criollos, después de haber experimentado una mestización con ejemplares de la raza Appaloosa y cuyos descendientes se ven más bonitos y quizás son más comerciales pero no se adaptan a las condiciones del Llano apureño y resultan más débiles para el trabajo, las enfermedades y las inclemencias propias de ese medio ambiente. Finalmente para no excederme en ejemplos, una canción criolla en la cual un niño contrapuntea con un adulto y le solicita consejos para ser un buen llanero, le pregunta al final, que debe hacer para ser un buen coleador, porque él a las “Mangas” solo lleva Caballos Criollos, por supuesto que la respuesta del adulto es que debe colear con caballos más grandes de raza, si quiere triunfar en el coleo.
Recuperar lo perdido. Hay sin lugar a dudas una tendencia marcada del criador de caballos criollos venezolano a pensar que toda raza diferente, importada y generalmente más grande de tamaño que el nuestro, se convertirá en su”mejorador” .Concretamente se piensa que al aumentar la alzada de los F1 (raza importada x criollo), estos serán mejores caballos que el criollo. La necesidad de buscar un caballo de mejor conformación, llevó a los argentinos en un principio al cruzamiento del Caballo Criollo y no a su selección, pensando, honestamente que obtendrían un mejor caballo, pero resultó lo contrario, así se expresan técnicos y criadores de los productos de estos mestizajes: “ Se ha producido una infinidad de mestizos descosidos,... la cabeza grande, los codos dirigidos hacia fuera, la menor rusticidad,...la propensión a la osteítis....” Comentan Pilz y Regules del Uruguay.
El mismo Dowdall comenta la abundancia de mestizos indefinidos con diferentes proporciones de otras razas, tal como puede apreciarse en los caballos fotografiados a finales del siglo XIX . En Venezuela estamos muy lejos de tener un Criollo de Pedigree, ni siquiera hemos terminado de caracterizar morfológicamente, fisiológicamente y menos genotìpicamente a nuestros caballos. Tenemos la materia prima, los descendientes de los caballos de los conquistadores españoles y la Colonia. Ellos están ahí con el nombre de criollos , esperando que quienes tenemos la responsabilidad de recuperarlos lo hagamos, esto incluye a criadores que lo han descuidado.

No mestizar y seleccionar el nuestro. La consigna debe ser no mestizar, seleccionar y mejorar lo que tenemos, un excelente caballo de trabajo, un caballo productivo, útil al grande y pequeño productor, lo nuestro debe ser el Criollo, estamos a tiempo de salvarlo y no sufrir las penurias de los países del Sur. Nuestro caballo todavía permanece virgen en su gran mayoría, conserva las características de resistencia y adaptación al medio, que no puede lograr otra raza en nuestras propias condiciones. Sólo hay que seleccionarlo para mejorar algunos elementos de su conformación. Cuidarlo para obtener mejores rendimientos. Tal vez se impondrá la máxima de menos pero mejores caballos. No olvidemos la necesidad de atacar las enfermedades que lo afectan de manera especial, la Anemia Infecciosa Equina, Tripanosomiasis, Parasitosis gastrointestinales y externas. Encefalitis Equina.