CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

viernes, marzo 20, 2009


Cuenta la leyenda que el Dios Febos al llegar a las costas de Sanlúcar desenganchaba a sus caballos de fuego de la carroza para que descansaran y corrieran libres viendo la puesta de sol. La historia nos habla de que al anochecer los comerciantes de pescado, que querían evitar los impuestos, descargaban la mercancía en la playa y la cargaban en caballos negros que galopaban por la orilla del mar al abrigo de la noche, así surgió la rivalidad entre unos y otros que apostaban por ver quién sería el más rápido.
Hoy, en pleno siglo XXI, la playa de Sanlúcar de Barrameda, situada entre la puesta de sol y el Coto de Doñana, se ha convertido en el hipódromo natural más espectacular del mundo que acoge durante seis jornadas en verano a aficionados, curiosos, turistas y veraneantes que asisten a las carreras desde sus sombrillas como desde las gradas.

Fuente: ADN.ES, Ociocaballo.com