CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

miércoles, abril 22, 2009


El dueño del equipo de Polo La Lechuza Caracas acrecentó su fortuna gracias a los bonos de la deuda Argentina

Pasó en un partido en los Estados Unidos: un jugador argentino pecheó a Víctor Vargas para intentar quitarle la bocha y el venezolano terminó en tierra. El rival fue más lejos aún: "Así te quería ver?", lo desafió, agregándole, además, un insulto. El banquero jamás llevó a La Lechuza Caracas a un polista de esta prestigiosa familia del polo nacional. Tenía un club en Pilar, pero lo vendió. El año pasado, por diferencias personales, separó del team a los hermanos Sebastián y Juan Ignacio Merlos. Por eso en 2009 contrató a Juan Martín Nero, Guillermo Caset (h.) y Martín Espain.

Los millonarios suelen tener hobbies extravagantes. Vargas adora el polo y juega en la temporada norteamericana. Para estar más cómodo entre febrero y abril, época en la que se desarrolla la Triple Corona en EE.UU., se compró una mansión de 70.000.000 de dólares en Palm Beach, con un terreno de 15.000 metros cuadrados y 97 metros frente al mar. Apenas anécdotas en la vida de uno de los empresarios más poderosos de Venezuela. Dicen que ser rico en el país socialista liderado por Hugo Chávez es algo incómodo. Pero ése no es un problema para él, aunque no se conocen fotos de ambos juntos.

Periodistas venezolanos consultados por la relación entre Vargas y Chávez prefirieron no hablar, por miedo a decir algo "políticamente incorrecto". Además de tener negocios petroleros, Vargas es el accionista mayoritario del Banco Occidental de Descuento (BOD). En 2007 compró a sus accionistas chilenos la filial local de Corp Banca, que ahora está en proceso de fusión con BOD. Y en 2008 intentó adquirir la filial local de Banco de Venezuela Grupo Santander, el tercer banco en tamaño del país. Ofertó 1200 millones de dólares en bonos, pero la operación fue interrumpida por Chávez, que prefirió comprarlo él mismo -para el gobierno- y así agrandar el tamaño de la banca nacional, en un proceso global de estatización bancaria. Al final, la operación quedó en suspenso. El gobierno aún no adquirió el banco y Vargas no puede volver a ofertar. Se dice que todo fue una maniobra para incrementar el costo de la posterior venta, aunque si el plan del empresario se hubiera concretado la fusión con sus otras instituciones lo tendría hoy a cargo del banco más grande del país.

El vínculo Vargas-Chávez parece distante, pero tuvo sus puntos altos. El empresario acrecentó su fortuna como intermediario en la compra y reventa de bonos de la deuda argentina. "Es increíblemente emprendedor y políticamente astuto para mantenerse lejos de la línea de fuego y esconder que colabora activamente con el régimen de Chávez", dijo Jerry Haar, profesor de negocios internacionales de la Universidad Internacional de Florida, al diario Palm Beach Post .

El diario El Mundo , de España, publicó en 2007: "En su cédula venezolana aparece simplemente como Víctor Vargas Irausquín, pero después de que su hija María Margarita se casó con Luis Alfonso de Borbón, bisnieto del Generalísimo y duque de Anjou, se presenta como don Víctor José de Vargas e Irausquín. Suena mejor en algunos círculos". La boda se realizó en Dominicana, con 1570 invitados, y la familia Vargas-Borbón ingresó en las listas de la alta sociedad española.
A los 57 años, Vargas no va a rehuir de la opulencia de sus propiedades. En una entrevista con The Wall Street Journal el año pasado dijo: "Escriben historias sobre mí diciendo que tengo un Ferrari, un avión, un yate? No es cierto: tengo tres aviones, dos yates, seis casas. ¡He sido rico toda mi vida!".

Fuente: La Nacion